lunes, 29 de abril de 2013

LA DECADENCIA DE LA CULTURA FRANCESA?


Folletos de la Alianza Francesa en  Buenos Aires
Resulta que se me ocurrió retomar mis viejas clases de francés. Y cuando digo viejas, es porque estudié hace más de 20 años (no quiero hacer cuentas para no amargarme!!)
Y qué se debate en mi primera clase? Una frase polémica: "LA DECADENCIA DE LA CULTURA FRANCESA". El periodista norteamericano Donald Morrison, en un artículo de la revista TIMES en noviembre de 2007 ,"The death of French Culture", polemizaba la declinación de ésta, y en nuestro libro de francés y en la clase se debatían las posiciones a favor y en contra de este pensamiento.


(Donald Morrison publicó un libro "¿Qué queda de la cultura francesa?" con la respuesta a su artículo de Time del profesor de literatura del Colegio de France y de la Universidad de Columbia en Nueva York, Antoine Compagnon, titulado "La obsesión de grandeza".

Es un ensayo sobre el declive de la cultura francesa con el retroceso del idioma francés,  la literatura, la filosofía, el cine, la música, las artes plásticas o la fotografía, que ya no tendrían influencia internacional. Las únicas excepciones serían la arquitectura y la "french touch", el toque francés en la música. Morrison es el autor también de "How OBAMA lost América")

La profesora nos preguntaba en clase qué personajes célebres vivos de Francia conocíamos.
Enseguida pensé en este orden en Briggitte Bardot, Alain Delon, Jean Paul Belmondo (la edad me delata), en la dulce protagonista del film Amélie, en Juliette Binoche, Jean Reno, Gerard Dépardieu, el ex presidente Sarkozy y su Carla Bruni, Vanesa Paradis y su ex, Jhonny Depp. Luego seguí pensando en Simone de Beauvoir, Marcel Marceau, Charles de Gaulle, Marie Curie, Napoleón Bonaparte, pero claro, estos últimos ya no están en nuestro plano. Enseguida me vino a la cabeza el Musée du Louvre y otros tantos, la Moda francesa, los croissantes, la Tour Eiffel, Notredame, le Sacre Coeur, Montmartre, el Sena y ...Voilá!...Volví a la tierra.

La Tour Eiffel, Paris


¿Qué la cultura francesa habría muerto, me dicen? Me descolocó, como que sentí que había perdido el tren. ¿Es que habría llegado tarde?, -me pregunté.
Esperé tantísimos años, me decidí a retomar mi viejo amor con la lengua francesa y resulta que ya está "out"?

 De ninguna manera, pensé.
Y en una breve reflexión por mi parte, (y por escrito, como tarea que pidió la profesora), dije lo siguiente en un simple francés:
 "J'ai attendu plus de 20 ans pour revenir à la Alliance Francaise et sa culture a decliné?
Personne ne m' a rien dit!!!!
Mais, à mon avis, c' est impossible, la culture francaise, elle n'est pas morte. Elle renait tout le temps. Artistes, musiciens et écrivains offrent leurs talents toujours.
Un américain, il ne pourra jaimais comprendre cette culture. C' est comme comparer la culture  du "fast-food", avec le plaisir d' apprécier un déjeuner à coté de la Seine, avec des raisins, un riche fromage et un bon vin. C' est le bon vivre. C' est indéniable."

Lo que quise decir es que es imposible que la cultura francesa muera. Porque renace todo el tiempo, así lo hacen saber siempre muchísimos artistas y escritores. Entonces, refiriéndome a la crítica del periodista de USA, dije que un norteamericano jamás podrá comprender la cultura francesa. Es como comparar el país de la hamburguesa con papas fritas y coca cola, con el placer de almorzar al costado del río Sena, degustando unas uvas, un delicioso queso junto a un buen vino. Eso es la buena vida. Es innegable.
(Sepan no ofenderse mis lectores de USA, sé muy bien que la cultura del norte no se limita a un simple fast food. Sólo es una respuesta al periodista estadounidense de la revista TIMES. )

A la orilla del Río Sena, Paris
 CÓMO SE ENSEÑA EN LA ALIANZA FRANCESA
Les cuento sobre mis conocimientos previos del idioma.
Cuando estaba en la Escuela Secundaria, iba a una profesora particular que me preparaba para rendir libre los exámenes en la Alianza Francesa de La Plata. Es que yo vivía en un pueblo cercano a esta ciudad llamado Verónica.
Estudié hasta 4to Año de la Alianza, se supone que vi toda la gramática o casi. Aprendí muchísimo.
Ahora ya no existe esa modalidad de estudio. En esa época, si las clases  no las comenzabas en marzo te perdías el año entero, no podías empezar en cualquier momento. Ahora parece que llegó la globalización a los idiomas, (veo que en Inglés es igual) porque en general se estudian por niveles, repartidos en módulos, que uno puede cursar según su disponibilidad horaria y monetaria, en cualquier momento del año.
Y cada tanto se pueden rendir exámenes internacionales. Ningún curso es económico, pero tampoco es lo más caro que hay.


Cuando me decidí a volver, este mes, fui a la Alianza Francesa de Buenos Aires, conté de mi experiencia y me aconsejaron rendir un test de nivelación. Pensaba que luego de tantos años, y de tener un pésimo acento y un oído cerradísimo, apenas estaría en el Módulo Elemental, pero resulta que me pusieron en el Intermedio del Nivel Básico, que no es nada simple. Aunque le entiendo casi todo a mi profesora, Marita, que es el ser más dulce y tierno que me podía tocar. Y a mis compañeros les entiendo casi todo también. Sólo se habla francés en la clase y generalmente olvido que estamos hablando en francés. Eso es bueno.
Hay un Laboratorio multimedia que es genial, si uno quiere practicar algo que le cuesta, puede ir en cualquier momento y siempre hay una docente que te da la ejercitación que necesites.
También hay una Biblioteca completísima en la que se pueden retirar además Videos.
Hay una confitería preciosa con unos vidrios Vitraux que son una belleza. Aún no fui pero en cualquier momento me paso para deleitarme con alguna delicatessen.




El libro de mi clase es por demás exigente, los CD del libro Latitudes 2 y el Cahier para trabajar no son nada simples. Tengo la esperanza de que para fin de año pueda parlotear mucho mejor que lo hago ahora y sobre todo, entender a la primera vez que escucho el CD. (Ahora estoy entendiendo todo luego de 3 pasadas con suerte, o más). Estoy en el curso de 3 horas semanales, también los hay de 2 horas. Pero más allá de que sólo había disponible al que voy, menos horas significa tardar más en pasar los niveles.
Así que supongo que si sigo a buen ritmo, este año terminaría con este nivel y pasaría el año próximo al Confirmado del Nivel Independiente. (Lo explica bien la imagen del inicio)
Pero eso significa estudiar todos los días muchísimo, algo que aún no pude hacer. Debo hacerme el tiempo necesario. Espero dentro de poco estar hablando bubububú, bubububú en forma fluída. Ese es mi objetivo.
Lo bueno es que pese a estar olvidada de hablarlo, recuerdo bien toda la gramática y eso me ayuda muchísimo para escribir y hacer ejercicios.
Otra cosa buena es que me hice de una amiguita recién egresada de la secundaria, que es una dulzura absoluta. Y que le gusta hablar mucho como a mí, así que ojalá se cumpla lo que dijimos de reunirnos siempre a la salida del curso para charlar -café incluído- y hacer la tarea de la próxima clase, parloteo francés mediante.



Por qué será que me gusta tanto el francés? No entiendo el porqué me siento tan bien cuando estoy cursando. Amo estar allí. Eso que no creo tener ningún gen francés en mi sangre. Pero soy las que defienden el idioma frente a los que dicen que lo odian, conozco a muchos.

Recuerdo tantas cosas de cuando estudiaba en mi adolescencia, como cuando lo elegí porque en mi escuela teníamos Inglés e Italiano, entonces quería saber francés. Sabía que todo me venía bien para cuando estudiara Periodismo en la Universidad. Siempre me gustó y disfrutaba estudiarlo. Aún me pasa lo mismo.
Y todo lo que aprendí en esa época casi no lo olvidé nada. Es cierto eso de que lo que se aprende de chico no se olvida. Lo que también es cierto es que de grande uno no se anima a hablarlo hasta que sintamos que sale impecable. Por eso me autocensuro. Sino creo que lo hablaría sin problemas, también.

En conclusión, para quien dude de ir a estudiar a la Alianza, le puedo asegurar que es 100% recomendable. Por lo menos por ahora, jej.

1 comentario:

  1. Muy bien Silvia que te decidiste a retomar tu querido francés, no te vas arrepentir....el saber no ocupa lugar.

    Saludos desde Mar del Plata.

    ResponderEliminar

Qué opinás?