lunes, 13 de abril de 2015

CUANDO EL AMOR NO ES PARA SIEMPRE


Aprendí a leer a los 5 - 6 años, con las novelitas tontas y empalagosas de la española Corin Tellado.
Soy de las que siempre creyeron románticamente en el amor.
Las que se casaron para siempre.
Si embargo a veces el destino, la vida, nos tiene preparada una gran sorpresa. Y el sueño estructuradito que teníamos se quiebra y se derrumba en poco tiempo.

La sensación de vacío y desaliento con que nos despertamos por las mañanas, cuando nos pasa esto, no se puede describir con palabras. No existen las palabras.
Lo que también resulta difícil de describir son las sensaciones que tenemos a medida que el tiempo pasa. Y cómo aquello que lo que veíamos muy negro, de pronto lo vemos bien blanco.

Es cierto que el tiempo todo lo cura y todo lo enseña.
No dejamos de aprender ni un día sólo.

De repente  las mañanas son heladas, pero el almanaque va perdiendo hojas y un día de golpe...los días enteros se llenan de sol.

Sigo asombrándome con los comportamientos humanos y sus sentimientos.

Me pone feliz que las imágenes fuera de foco que tenía, las vea hace tiempo tan claras como nunca las vi. Y que pueda ver y aceptar que los errores siempre vienen de a dos.
Un manipulador existe si hay alguien manipulable. Los sentimientos de  comodidad y la necesidad de sentirse abrazada y segura, la mayoría de las veces se transforman en cobardía e hipocresía. Y el tiempo se cobra en algún momento los errores.
Siempre llega el momento en que hay que tomar una decisión.
No siempre esa decisión es compartida. Pero luego pasan los días y descubrimos que debemos agradecer que alguien la haya tomado.

Porque la vida es una. Y en lo posible debemos reirnos con ganas todos los días.
Es un aprendizaje.
Se puede.

Hace un año que volví a nacer. Agradezco las pruebas que me puso la vida. Porque no sería lo la persona en que me he convertido hoy.
Soy Feliz.





1 comentario:

  1. Amo que seas feliz amiga, porque lo mereces. Yo te quiero mucho, y pienso en ti!

    ResponderEliminar

Qué opinás?